La mentira más grande…

Entre mis letras estás, búscate ahí, no tengás miedo.

No tengás miedo de descubrirte aquí, pues este se ha vuelto el lugar donde te guardo todo mío.

No hay secretos, no hay tabúes, soy solo yo, con un corazón abierto.

Soy solo yo escribiendo, escribiendo de vos y de mí… de nosotros.

No tengás miedo de recordar, no tengas miedo de recordarme.

Yo por mi parte ya te superé.

Puedo hablar de vos sin miedo, de lo que sentí.

Puedo hablar con honestidad…

Vos por tu parte, seguí de lejos.

Siendo la persona que deseas ser.

Buscándome a mí entre la multitud.

Creyéndote la mentira más grande que algún día pudiste haber creado:

Que vos sin mí sos feliz y que yo sin vos no puedo vivir.

Advertisements
Image

Decime por qué…

Decime por qué, aún a pesar del tiempo y la distancia me tomás por sorpresa, encontrando mil maneras de aparecer en mi pensar…

Decime por qué, aún ha pesar de los días que no hemos hablado, sigo meditando tu voz, escuchándola muy dentro mío.

Decime por qué aún ha pesar de las circunstancias, sigo pensando cómo te va en la vida, si sos feliz, si estás cumpliendo tu sueño o si te perdiste en el camino.

Decime por qué al hablar, todavía te menciono sin querer; decime por qué todavía apareces en mis sueños, en mis días, en mis metas, en lo que debió ser y en lo que es.

Decime por qué y cómo, aún ha pesar de todo… 

te sigo queriendo.

Te encuentro…

Te encuentro en mis canciones favoritas, entre líneas, escondido… en secreto.

Te encuentro en el sonar de una guitarra, en un arpegio, en una melodía familiar, en un compás de 4/4.

Te encuentro ahí, en las noches más tranquilas, en un par de ojos cafés, en el latir de un corazón que siente, que vive.

Te encuentro en un recuerdo, en esa sonrisa soñada, en un suspiro robado, en un beso anhelado.

Te encuentro ahí, cuando cierro mis ojos, te encuentro sin querer, sin forzarlo, en un sueño, en mi pensar, te encuentro…

siempre.